Seleccionar página

Embutidos artesanos

Desde 2001

De pequeño, unos cuantos veranos los pasamos en Ventalló y entre ir a pescar al Molino de l`Arbre Sec, beber y dar comida a los cerdos de la granja de Manolo como le decimos, y pasear con el carro tirado por el asno del padre de su mujer la Concepción, había un evento que reunía a los niños y era la matanza del cerdo que hacían en la carnicería del pueblo, un público de excepción que veían con la «mocadera» preparaba todo lo que al día siguiente podíamos comprar en la tienda, de ahí el nombre de los Chicharrones de la pañuelo tan apreciados hoy en día … Así comenzó mi pasión por los embutidos y que el tiempo hizo cada día más grande.

Por otra parte hay que decir que los padres eran de Osona y aquí, entre ir a pescar a los Puentes de Roda, e ir el almacén del abuelo, hay un recuerdo muy presente de unos familiares que hacían matanza y tenían la típica tienda de antes y que había un poco de todo, y a mí siempre me gustaba ir al obrador a ver el alma de todo esto.

De mientras que la abuela tenía pan con chocolate para los nietos, a mí me daba pan con «Somaia», aquella somaia colgada en los porticones de madera y que iba cogiendo el buen gusto, hecho en casa y con mucho esfuerzo que hacía la abuela, ya que eran tiempos difíciles y costaba mucho llegar a fin de mes … y nietos había unos cuantos.

La otra abuela por parte de madre, con más disponibilidad económica, me llevaba junto con los padres a comer en Cal Aromí, donde tengo muy buenos recuerdos de la carne, los embutidos y la buena mesa.

Agradecer a los padres todo el esfuerzo que hizo con mi educación para poder prepararme en todos los ámbitos de la vida, principalmente en la gestión, y para llegar casi de casualidad en Olot, donde conocerla más tarde otro modo de hacer embutidos.

Así que, con la luz del Empordà, la tradición de Osona, el sabor de la Garrotxa y toda lo que he aprendido … nace Artesanos del Abel, con el único compromiso, que mediante la calidad, los controles y haciendo las cosas con tiempo, poco a poco, a fuego lento, poder llegar y gustar, para repetir tantas veces como desee y que sea el boca a boca que haga el resto.

…Desear que la segunda generación quieran ayudar y continuar con este compromiso … un compromiso firme, sencillo pero hecho de buena gana.

Puedes contactarnos en

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies